¿Qué son? Son una memoria universal de toda la existencia de nuestra alma donde se guardan todos los conocimientos y las experiencias de vidas pasadas y de la vida actual. Se les conoce también como libro de la vida, libro del alma, etc. En la antigüedad el acceso a los Registros estaba restringido a unos pocos iniciados, las clases sacerdotales de las diferentes culturas, con el fin de ayudar en el proceso evolutivo del ser humano. En nuestro tiempo, un tiempo de transformación y conocimiento, los Registros Akashicos se abren a todos, están disponibles para toda la humanidad con el fin de favorecer su proceso evolutivo. 
Contienen toda la información sobre nuestras vidas, palabras, pensamientos, emociones, acciones de cada uno de nosotros a lo largo del tiempo. Contienen todas las posibilidades de nuestro desarrollo, virtudes, misiones y dones. En los registros se guarda toda la información kármica, la información que tiene que ver con las experiencias del espíritu, sus aciertos y sus errores y aquellos que tienen que equilibrarse a través de las encarnaciones. 
Están registrados todos los procesos por los que ha pasado el alma y que la han llevado cada vez a niveles más elevados de consciencia.


¿En qué consiste una lectura de registros? Hacerse una lectura de Registros implica tomar conocimiento de todas aquellas experiencias que pueden servirnos para desarrollarnos en esta vida actual, tomar contacto quizás con lo que eventualmente pudiéramos no estar haciendo para evolucionar y así poder corregirnos. Es una oportunidad única de reorientar nuestra vida hacia su verdadero camino, hacia el verdadero propósito de nuestra encarnación. 
La persona que realiza la consulta plantea unas preguntas que suelen ser entre 6 y 8 por sesión y el terapeuta canaliza la información de esas preguntas directamente desde el registro akashico de esa persona. 
Esto le aporta al consultante la información que en ese momento necesita, sanación y liberación karmica.

Para más información no dudes en ponerte en contacto conmigo.