¿Qué es? Es un sistema de armonización natural avalado por la OMS que utiliza la energía vital universal, la cual permite tratar enfermedades y desequilibrios físicos y mentales. ES UNA ENERGÍA INOFENSIVA, SIN EFECTOS SECUNDARIOS Y COMPATIBLE CON CUALQUIER OTRO TIPO DE TERAPIA. Reiki no puede reemplazar ningun otro tratamiento, aunque si se puede utilizar de forma complementaria y se obtienen grandes beneficios cuando se combina con la medicina tradicional. El reiki llega mucho más allá del cuerpo físico considerando a la persona de manera global en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual. Por ello no solamente se dirige a suprimir la patología, sino también a recuperar el estado natural de equilibrio que produce bienestar y felicidad. Reiki es capaz de liberar bloqueos emocionales profundos y sanarlos. De esta manera nos permite liberarnos de esa emoción o sentimiento que nos tiene anclados a un estado que no nos deja ser libres ni estar en armonía con nosotros mismos. Es una energía preventiva y curativa, ayuda en las terapias de desintoxicación, reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos, en los que se incluye la quimioterapia, por ejemplo. Acelera los tiempos de recuperación y mejora el estado general de personas sanas o enfermas, ya que equilibra las energías, libera las emociones, desarrolla la conciencia, aumenta la creatividad y eleva la energía vital.

¿Cuáles son sus beneficios? Esta terapia tiene numerosos beneficios en todos los niveles del ser humano.

A nivel físico: Relaja, liberando tensiones musculares y mejorando con esto el sueño, la flexibilidad, la postura, la respiración y el movimiento en general. Revitaliza, eliminando el cansancio físico y aportando energía extra. Favorece la eliminación de sustancias perjudiciales o de deshecho para el cuerpo a través de excreciones y mejora la actividad de los órganos destinados a esta tarea (intestinos, riñones…). Perfecto para desintoxicaciones y purificaciones del organismo. Aumenta las defensas y mejora nuestro sistema inmunológico, elevando el nivel de anticuerpos y predisponiendo al cuerpo para la salud continua. Por eso es ideal para resfriados, infecciones, alergias, asma, heridas abiertas y quemaduras. Fortalece los huesos. Mejora el riego sanguíneo en fluidez y calidad. Es efectivo para paliar todo tipo de dolores, ya sean crónicos o puntuales, ya que trata la causa directa. También dolores de cabeza, de espalda, artritis, tendinitis, esguinces, trastornos estomacales, dolor de ovarios, dolores propios de enfermedades degenerativas.

A nivel mental: Reduce la ansiedad y el estrés, relaja el sistema nervioso. Aumenta la capacidad de concentración. Potencia el control sobre nuestros pensamientos, por lo tanto sobre nuestras acciones, como por ejemplo para eliminar conductas adictivas o destructivas. Mejora la memoria. Estimula las facultades deductivas y analíticas. Clarifica las ideas, ayudando a encontrar soluciones, a tomar decisiones y a priorizar, así como a cambiar nuestras vidas a largo plazo gracias a una perspectiva mental más serena y conectada con la realidad.

A nivel emocional: Relaja, mejorando el humor y el control sobre todo tipo de situaciones emocionales. Vivifica, dotándonos de energía para enfrentar con fuerza el día a día, facilitando que la alegría y el entusiasmo estén presentes en nuestras vidas. Muy adecuado para depresiones y estados anímicos bajos. Clarifica las emociones, dando acceso a una comprensión mayor de por qué nos sentimos de una manera determinada, y facilitando poder actuar sobre ello. Actúa sobre emociones estancadas o reprimidas como ira, rencor, odio, envidia o miedo y libera bloqueos emocionales profundos, traumas y fobias, sea su origen conocido o no. Mejora la autoestima. Sanea relaciones familiares, profesionales, ambientes...

A nivel espiritual: Nos abre a una nueva concepción de nosotros mismos y a una comprensión mayor de nuestro poder espiritual, aumentando así nuestra conciencia. Agudiza nuestra intuición, mejorando nuestra comunicación con nuestra guía interior y los planos sutiles de la existencia. Fomenta la percepción de nuestro estado natural como seres que forman parte de un todo, nuestra conexión con los demás y una mejora de nuestra personalidad y comportamiento en consecuencia.

Para más información no dudes en ponerte en contacto conmigo.